“Y mi licuado de proteínas por la mañana”

August 16, 2011
Por dramarcelasandoval

Seguramente has escuchado esta frase repetidas veces… o tal vez ha salido de ti. Si acaso vas al gimnasio, bueno… escuchar esta frase es tu día a día. Hay muchas maneras de hacer combinaciones de alimentos para buscar la reducción de peso saludablemente en un menú.  Una muy común y no tan saludable, es ofrecer las dietas hiperprotéicas. Aún así, lo más estudiado y que se considera lo más saludable es tener una combinación de 60 al 70% de carbohidratos (complejos en su mayoría), 12 a 15% de proteínas y 25 a 30% de grasas. No hay pierde, te sales de eso y ya puede haber riesgo de “complicaciones” o “rebotes”. Para ponerte un ejemplo utilicemos las 2000 kilocalorías que se publican frecuentemente en las etiquetas de los productos (como si fuera lo normal) para mostrar los porcentajes de nutrientes requeridos diariamente en relación a esas 2000 kcal. Si ocupo un 12% de proteínas en mi dieta diaria y cada gramo de proteína me aporta 4 kcal, entonces ocupo un aproximado de 60 g de proteína  (el 12% de las 2000 kcal son 240 kcal, eso entre las 4 kcal por gramo me da el total de gramos). Imagínate un trozo de pollo del tamaño de un paquete de cartas para jugar poker. Ese trozo nos aporta un aproximado de 21 g de proteína. Si te comes 3 trozos de eso ya cumpliste con tu día. ¿Comiste más de eso? ¿Queso, carne, leche, huevo, nueces, pescado? ¿Trozos grandes? ¿Y aparte un licuado de proteínas? Ya nos pasamos… y por mucho! Por lo menos 3 estudios publicados en el Journal of Clinical Endocrinology en el 2004 y en el 2005, aportan a la ciencia que una alta ingesta de proteínas, por la cantidad de la carga de ácidos que estas producen, incrementa la excreción del calcio por la orina con un riesgo potencial de pérdida de masa ósea y un riesgo de largo plazo para tener nefrolitiasis (piedritas en los riñones). ¿De plano eso quieres… o no sabías que eso puede pasar? Estás a tiempo de volver a lo saludable. ¡Ánimo!

Leave a Reply