¿Te gusta el azúcar?… ¿Andas deprimido?

May 29, 2012
Por dramarcelasandoval

Es natural, ¿a caso conoces a alguien que NO le guste el azúcar? Las papilas gustativas responden placenteramente al sabor azucarado, sin importar si viene de un mango (con “n” cantidad de nutrientes) o de un rico pastel con cajeta y flan napolitano (de esos que están anunciando últimamente en la tele). Resulta que unos investigadores publicaron en el journal Neurosciences en el año 2002 que, en base a un experimento que hicieron con animales, el consumo de una dieta alta en grasas saturadas (como aquellas que vienen de gratis en las hamburguesas, o bien, todos los productos de origen animal) y alta en azúcares refinados (galletas, pasteles, pan dulce, pan blanco, etc… etc.) pueden influenciar la estructura cerebral causando daños en la formación de la memoria. Es importante que sepas que los animales en este experimento mostraron las consecuencias negativas a tan solo 2 meses de consumir la dieta alta en grasas y azúcares, lo que me lleva a la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo llevo consumiendo una dieta así? ¿Toda mi vida a excepción de cuando me daban las papillas de bebé?

Asimismo, Psychology Today, en una publicación del mes pasado, agrega que el exceso de azúcar no solo tiene que ver con la memoria, si no que también causa que queramos comer de más (overeating), problemas en el aprendizaje y, depresión.

¿Cómo ves? ¿Te animas a ir por otro delicioso cupcake, dona, rebanada de pastel…? Más bien, ¿te animas a ir por otro cachito de depresión? OJO, dije excesivo consumo de grasas y azúcares. No dije que lo elimines por completo, una dieta saludable tiene mínimas porciones de grasa saturada y azúcar, repito: MÍNIMAS pero no ausentes.

La verdad es que ni siquiera considero que debamos ahondar en este asunto de qué tanta azúcar tenemos permitida al día si realmente hay muchos tipos de alimentos bastante ricos y que ayudarán a las funciones cerebrales, como esa depresión que está muy común hoy en día.

¿Te suenan estos alimentos? Frijoles, lentejas, edamame, nueces de la India, cacahuates, crema de cacahuate (natural), semillas de girasol, queso Cheddar, parmesano y suizo, huevos y las aves, son solo algunos de los alimentos que contienen nutrientes para mejorar las funciones cerebrales y combatir o prevenir situaciones como la depresión. Somos lo que comemos y no me canso de repetirlo. Si no quieres parecer maraca con tanta pastilla que para este dolorcito y para este estrés de hoy en día, mejor aprendamos a comer mejor. Estamos tan acostumbrados a que la farmacia nos dé una cura para prácticamente todo. ¿Apoco no? Ponte a ver la tele y dime cuántos comerciales son de medicamentos, y a veces son fármacos contra enfermedades que ni sabías que existían pero que piensas “más vale prevenir que lamentar”.

Hace tiempo escuché en un documental sobre la nutrición saludable que si todos aprendiéramos a comer como el cuerpo humano lo necesita, tendríamos una “epidemia de salud”. Estaríamos activos, contentos, sin dolores… ¿te imaginas? Parece utópico y tan difícil de creer que esa epidemia pudiera estar tan cerca como ir al super y comprar ese tipo de alimentos (súmale una buena ensalada fresca). ¿Qué cerebro quieres?

 Depresión, problemas de memoria, aprendizaje y overeating versus vida activa, contenta y simplemente saludable.

¿Qué decides?

Healthy is the new IN.

 

 


 

 

8 Comentarios

  1. |

    […] HOME Share this:TwitterFacebookPinterestImprimirCorreo electrónicoLinkedInTumblrMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. Categorías Uncategorized […]

Leave a Reply