Si quieres la paz, prepárate para la guerra…

September 21, 2011
Por dramarcelasandoval

Hoy es el Día Internacional de la Paz. Hoy nos unimos para hacer y promover acciones que nos lleven a la libertad, la justicia, la verdad y el amor. Cuando estamos bien con nosotros mismos, es cuando podemos transmitir esa paz a los demás. Hoy, te invito a buscar esa paz dentro de ti a través de la planeación y la preparación para la guerra contra los malos hábitos alimenticios. Sí, en esta guerra, los únicos lastimados y eliminados serán aquellos factores de riesgo que podemos modificar: PREPÁRATE.

El Diagnóstico: ¿contra qué luchar?

Sólo tú puedes saber eso. Primero, haz una retroalimentación individual de cómo te sientes: energético o no, te cansas fácilmente después de subir escaleras o incluso caminar, te sientes embarado o indigesto, comes por ansiedad o tristeza, etc., etc. Te recomiendo que en un rato libre tomes una hoja de papel y escribas cada alimento que comiste durante el día de ayer, incluyendo bebidas, cómo te sentiste después de comer, si tuviste sueño o no, cuánto ejercicio hiciste, si tienes diabetes o presión alta incluye tu nivel de glucosa y de tensión arterial. En este ejercicio, piensa también en las muestras gratis que te ofrecen en el super, en la cucharada de sopa que probaste cuando cocinabas… en TODO. Ahora, subraya aquello que te llame la atención, aquello que creas que no fue muy saludable y que crees que puedes cambiar. Ejemplo: “con este ejercicio me di cuenta que tomo 5 latas de coca light al día y haré el esfuerzo por disminuir a 3”; otro ejemplo: “me di cuenta que comí y cené alimentos fuera de casa, en restaurante, y desconozco cómo fueron preparados (cantidad de aceite o mantequilla para dorar)”. Recuerda que estamos buscando todos aquellos elementos que podemos modificar para una vida más sana y duradera, contra eso vamos a luchar. Con mínimos detalles logramos grandes cambios.

La Planeación: ¿qué armas tomar?

Una vez que sepas dónde pudiera estar lo que no te lleva por completo a la paz, hay que tomar armas en el asunto. Ya con los objetivos bien planteados, hagamos algo al respecto. Mis recomendaciones son:

– Llevar un diario de alimentos (sí, diario para escribir todos los días): en este escribirás cada alimento y cómo te sientes digestivamente, en humor y energía después de comer (embarado, estreñido, con sueño, energético, excelente). Esto nos ayudará a tener conciencia sobre la cantidad y calidad de alimentos y las reacciones que nos causan.

– Llevar una gráfica de tu peso y medidas a diario: es importante que todos los días se lleve un control de peso, sin miedo. Todos los días tenemos variaciones por lo que comemos, el día del ciclo menstrual (si eres mujer), por la ropa que traemos puesta, etc. Con esto, será más fácil saber si cenaste mucho al día siguiente o si estás estreñido, cuánto puedes llegar a subir de peso en un día y, ojo: no necesariamente significa que sean kilos de grasa los que subas. Pésate en la misma hora todos los días, de preferencia con la misma cantidad de ropa o sin ropa, después de evacuar. Cuando medimos las cosas, nos estimulamos más a lograr un resultado y cumplir las metas.

– Comprar una báscula: pues sí, algo obvio después de mi recomendación anterior. Te sugiero comprar una báscula básica para casa que mida peso, porcentaje de agua corporal y porcentaje de grasa corporal. En www.tanita.com valen como 30 dólares y son buenísimas.

– Planea tus alimentos de cada día: Cuando caemos en comer por ansiedad o en un ataque de hambre, comemos lo que esté a la mano pudiendo ser un snack de 10,000 calorías o un snack de 100 calorías… muchísima diferencia. Por eso, es importante planear las horas y los alimentos. Hay que tener snacks listos para los ataques de hambre: un tambo lleno de pepino con limón, unas palomitas naturales, fruta ya lavada, toneladas de gelatina light etc. Hay muchas opciones saludables, el secreto es planear y tener todo listo.

La Guerra: ¿cómo y por cuánto tiempo será la batalla?

La guerra son las acciones que tomas en contra de estos hábitos. Hazlo paso a paso. Se dice que se necesitan 21 días para convertir una acción en un hábito: INTÉNTALO… pero con metas pequeñas. ¿No estás acostumbrado a ejercitarte? Inicia con 15 minutos de caminata UNA VEZ POR SEMANA y cúmplelo. Vas a decir que qué poquito PERO si no lo cumplimos nos sentimos mal por no llegar a las metas diarias. Paso a pasito, una vez que cumples con esos 15, súbele a dos días y así te la llevas pero cumple cada meta. Es lo mismo para cada hábito: fumar, tomar en exceso, la coca light, los pasteles, etc. etc. OJO: una vida saludable no significa prescindir de todo aquello que te gusta, sólo no hay que exagerar (la dosis hace el veneno).

Veintiún días. De verdad, cuando lo veas en retrospectiva te darás cuenta de todo lo que has logrado. SÍ SE PUEDE.

La Paz

BUENAS NOTICIAS. Este el momento esperado y lo obtienes poco a poco. Cada meta que cumples es un paso a tu paz, a tu sentirse bien contigo y con los demás. No luches contra algo que no has identificado, sigue los pasos, ten PACIENCIA, PLANEA, DISFRUTA y COMPARTE tus logros con otros. Ser saludable no se logra de la noche a la mañana, es un camino de lucha constante y para toda la vida. La recompensa te acompaña por siempre y te hace disfrutarte más a ti y a tus seres queridos. ¡ANÍMATE! Busca tu paz y compártela con los demás. PUEDES LOGRARLO.

¿Quieres más tips? Contáctame. HEALTHY IS THE NEW IN.

3 Comentarios

  1. César Sandoval Leal
    |

    Gracias prima, me gustó mucho el artículo… lo voy a intentar!

  2. |

    […] HOME Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. Categorías Uncategorized […]

Leave a Reply