No sólo de apio vive el hombre

November 5, 2011
Por dramarcelasandoval

“Pretender conservar la salud siguiendo un régimen demasiado riguroso constituye una enfermedad irritante.”

Ni muy muy, ni tan tan. Así de simple. A veces estamos pensando que para ser saludables o bajar de peso, me tengo que tomar 1 litro de jugo de zanahoria todo el día y ya, o cenar dos chícharos con una hoja de lechuga… como se nos hace difícil de alcanzar, mejor no lo hacemos y adiós salud. No es TAN así. Sí nos tenemos que cuidar y no podemos estar eligiendo un pay de manzana de nuestra pastelería favorita como si fuera “el carbohidrato y la fruta del día” TODO EL TIEMPO. Hay que regalarle calorías saludables a nuestro cuerpo… PERO no te sientas atrapad@ en las reglas extremas. No, no te pediría que sacrificaras tu rebanada de pastel de cumpleaños, sólo no cambies los 3 ó 5 tiempos de comida de un día por sólo pastel o sólo chillidogs/tamales/tacos/tortas. Disfruta la comida, es un placer de la vida. Si te puedes cocinar tú, mucho mejor porque sabes exacto qué ingredientes utilizas y tomas más conciencia sobre lo que comes. Por ejemplo, con el pay de manzana, a veces pensamos que es sólo harina y fruta: WRONG, no tomamos en cuenta la mantequilla, la manteca, el huevo, las cucharadas de azúcar y el ingrediente especial que incluyen en las pastelerías (¿consideraste todo eso al hacer tu cálculo de calorías?). Hay muchos ingredientes escondidos que a veces no los notamos. Si vas a comer, sea lo que sea: DISFRÚTALO. A veces comemos por ansiedad y sólo queremos picar/masticar algo, y ni lo disfrutamos.

Te paso unos tips de comportamiento para disfrutar el placer de la comida y ahorrarnos calorías en el intento SIN CULPA:

1. No veas TV mientras comes: la tv no nos deja concentrarnos en nuestras porciones ni en el sabor de los alimentos. Sugerencia: ¡COME CON TUS AMIGOS!

2. Come despacio, siente el sabor de cada bocado y deja los cubiertos en la mesa mientras masticas ese bocado: esto le dará el tiempo a tus hormonas de la saciedad para actuar en tu cuerpo.

3. Evita relacionar cine con comida: es lo mismo que con la tele. A veces pensamos que el cine no es lo mismo sin palomitas/hot dogs/nachos. Todavía ni empieza la película y ya nos acabamos nuestro recipiente de palomitas, ¿apoco no? ¿de verdad lo disfrutamos?

4. Quítale el estrés al verbo comer: comer no es malo, cambia tu perspectiva. Comer nos da la energía para sobrevivir, el punto es que si le echamos gasolina de más al carro, se desborda, ¿no? En nuestro caso, se empaqueta en forma de grasa. Sólo disfruta la ración que tu cuerpo necesita.

5. Come sin libros y sin computadora como tus acompañantes: una cosa a la vez, o comes o trabajas.

6. NEGOCIA CONTIGO MISM@: si te das permiso de una rebanada de pastel, aumenta por lo menos 30 minutos de bici a tu rutina o 1 hora extra de caminata: DANDO Y DANDO, ¿NO?

¡Ánimo! Ya casi se acaba el año y nos toca ver la lista de propósitos que hicimos hace meses, ¿cómo iremos con eso?

FOOD IS MY FRIEND, CHOOSE HEALTHY FRIENDS.

Leave a Reply