“La comida no es. Por más dieta que haga no bajo de peso, no me ayuda en la diabetes, ni en la presión arterial, ni en la gastritis, ni en la colitis”

August 26, 2014
Por dramarcelasandoval

Dra. Marcela Sandoval

Médico especialista en Nutrición Clínica y Biotecnología Alimentaria

1376364826

 

¿Cuántas personas conoces que no tengan algún tipo de achaque? Que si el dolor de la espalda, que si la panza inflamada, que si el mareo, que si el azúcar y que si colesterol malo en niveles altísimos. Y, ¿qué sigue? Nos llenamos de medicamentos para: A) Curar, o B) Tapar síntomas. Elige una opción. Tal vez, como sabes que este blog es de nutrición, hayas elegido la opción B por todo el boom que existe de que los medicamentos son veneno y demás, peeeero no. Los medicamentos también tienen lo suyo y, ¡vaya que ayudan! No podemos satanizar por completo el mundo de la farmacología, lo que sí te puedo decir es que no vale la pena o, más bien, no es nada necesario llegar a corregir un signo/síntoma o una enfermedad cuando tenemos absolutamente todo a nuestra disposición para ser completamente sanos y prósperos.

 

Y, ¿ahora? ¿Cómo le hago? Es la pregunta del millón. Lo primero que puedes pensar es que cómo es posible que podamos tener todo a nuestra disposición, de ese modo ya estaríamos todos muy sanos y cero achacosos… ¿A poco no? Yo creo que el problema principal es que no nos informaron las cosas como realmente son y punto. Una vez que entendemos el concepto de lo que es estar sano y cómo lograrlo, la verdad suena tan lógico y tan posiblemente alcanzable que hasta te llegas a preguntar por qué no iniciaste con esto mucho antes. Lo voy a explicar a continuación pero te advierto algo: no es fácil, de verdad no es nada fácil llevarlo a la práctica, será una inversión en tiempo, conocimiento, paciencia, tolerancia y apertura a nuevas ideas; sin embargo, mi mayor advertencia para ti: una vez que lo logres, vivirás en plenitud, longevidad y salud.

 

El cuerpo humano es una máquina maravillosa que nunca descansa. Es asombroso darte cuenta que para poder respirar necesitamos n-mil procesos que trabajan a la vez que otros n-mil procesos están constantemente regenerando los tejidos intestinales para prepararse para el siguiente evento digestivo y de absorción de nutrientes. Por otro lado, las fibras musculares se fortalecen con una buena cantidad de proteínas y otros macronutrientes. Se forman las neurohormonas que, en conjunto con diferentes electrolitos, hacen un extraordinario proceso de comunicación neuronal para que puedas hablar, caminar, sentir, escuchar y estar feliz o, tal vez, un poco triste. Es una virtuosa máquina inigualable por el ángulo que la veas. Los procesos son perfectos, absolutamente inequívocos. Bueno, equívocos si no se les da el material para hacer esos procesos. Así es, la maquinaria ya la tienes pero hay que darle el material. Te lo voy a explicar como lo hago con mis pacientes pediátricos. Ahí adentro de tu cuerpo tienes un montón de obreros y de personitas de todo tipo de oficios listos para construir un gran edificio, alto como lo eran las torres gemelas, perfecto como la torre 101 en Taiwan y tan arquitectónicamente admirable y fuerte como la torre Eiffel. Así de maravilloso es tu cuerpecito lindo. Entonces, todos listos, traigan material. ¿Qué se necesita? Cemento, blocks, acero, etcétera, etcétera. Y tú, ¿qué haces? Les das salchicha, papitas fritas, chocolates y refresco de cola (en la lata con el nombre del obrero porque la vas a compartir con él) para revolver el cemento. Así de grave el asunto. ¿Qué crees que le pase a ese edificio? Ellos tienen que seguir jalando sin importar lo que les des. Para empezar se van a cansar, ¡imagínate! Si necesitan agua para poder hacer las mezclas pues agarrarán el refresco y tendrán que ir separando todo hasta encontrar las moléculas de agua rescatables por ahí y lo mismo pasará con el resto de alimentos. ¿A poco les pagas horas extra? ¿Cómo le haces? ¿Hay un pago monetario? ¿Esto se arregla con dinero? Ese cuerpecito lindo es el único lugar, el ÚUUUUNICO, que tienes para vivir. No hay catafixia de ningún tipo ni cirugía alguna que te cambie por completo de caparazón y procesos metabólicos brand new.

 

Poster3 Dra. MarcelaB

Si tú quieres que la bioquímica de tu cuerpo funcione tal y cómo debe de ser, le tienes que ofrecer el menor trabajo posible para lograrlo con materiales de excelente calidad biológica. Es como cuando te quieres comprar el mejor vestido (o el mejor traje). Buscas calidad, durabilidad y, tal vez, bajo costo. La respuesta, en cuanto a tu cuerpo se refiere, es ofrecerle altísima calidad biológica alimentaria, especialmente de micronutrientes y macronutrientes. Piénsalo así: el cuerpo humano está diseñado para construir con cierto tipo de materiales. Si no le das el material correcto, entonces tendrá que trabajar horas extras, los procesos y los tejidos se empiezan a cansar y es ahí cuando empiezan los achaques y las enfermedades. Entonces, ¿qué debemos de comer? Bueno, ahí te va bien fácil: ¿a qué animal nos parecemos más? A)El caballo, B)El perro, C)El gato, D)El chimpancé y sus similares. Tienes 20 segundos para contestarlo. Yes, al chimpancé. La siguiente pregunta: ¿qué comen los chimpancés? Frutas y verduras. No más.

21306_10200288500388127_20787484_n

El cuerpo humano está diseñado para ingerir, digerir, absorber y asimilar sólo ciertos tipo de alimentos. Empecemos por todos los que podemos comer en crudo sin ningún problema: frutas, verduras, germinados (tan buenos que merecen su propio grupo alimenticio), algunas raíces (rábano, cebolla, zanahoria), oleaginosas (almendras, nueces, pistaches, etc., etc. ) y el agua (el principal alimento). Estos grupos alimenticios tienen un montón de fitoquímicos, vitaminas, minerales y un sin fin de micronutrientes para hacer todos los procesos metabólicos que tu cuerpo necesite. Es bien fácil, tú le das los materiales y el cuerpo es tan sabio para hacer y deshacer, crear y reparar todo aquello que tenga que arreglar. No te asustes, no lo es todo en el mundo de la alimentación sana. Aparte, hay otros grupos alimenticios que también tienen sus propiedades pero no son tan biocompatibles (es decir, no son tan compatibles con el cuerpo humano y sus procesos) como las leguminosas (lentejas, frijoles, garbanzos, chícharos, entre otros), cereales integrales y tubérculos (avena, arroz integral, papa), aceites (aceite de oliva, aceite de aguacate, de ajonjolí, entre otros), peces de agua fría (porque para protegerse de la congelación tienen que producir grasas en forma de omega 3 –no importa si no sabes justo lo que es el omega 3, sólo basta con que sepas que es algo bueno para tu salud) y tal vez el huevo (unas dos piezas por semana, completas). That’s it. Si preguntas por todo aquello que está súper de moda como la linaza (parte de las oleaginosas), la chía (súper fuente de omega 3, fibra y n-mil nutrientes más), amaranto y demás… todo es muy sano pero hay que saber en qué dosis y en qué combinaciones utilizarlas. Y bueno, ¿dónde quedaron los lácteos, las carnes rojas y blancas? Aquí empieza la preocupación. ¿Por qué nos enfermamos y por qué estamos achacosos? La respuesta es simplísima: los materiales que le damos a nuestra maquinaria no son los de extraordinaria calidad que pide para esa obra maestra perfecta arquitectónica que es el cuerpecito lindo.

 

No me he olvidado de tu carne asada con tus quesadillas y salchichas. Sorry, no tengo manera de decirte que es algo súper sano, sólo te puedo decir que no puede ser parte de tu vida diaria (tacos de barbacoa y deshebrada por la mañana, picadillo y albóndigas al mediodía y carne asada para cenar). La idea es que tengas una alimentación biocompatible el 80% del tiempo y el 20% comas de otro tipo de alimentos (sin abusar de los panecitos, las carnes y los lácteos). He ahí lo que es la alimentación sana. No satanices alimentos, sólo no te hagas dependiente de aquello no diseñado para tu cuerpo.

 

mango¿Cómo puedes empezar a hacer el cambio? Lo primero que tienes que saber es que nuestra dieta diaria debe estar basada en un
60 a 80% de frutas y vegetales. Sí, eso mero, es un montón, no tengas miedo. Lo mejor es iniciar el día con fruta, puras vitaminas. ¿No comer mango y plátano por el exceso de azúcar? ¡Por favor! No le tengas miedo a las frutas, son maravillosas y llenas de nutrientes, no quites ninguna. Después, la comida y cena pueden estar basadas en un plato con un 50% de puros vegetales (el mejor grupo alimentación para combinar) y agregar algún alimento con proteínas saludables (ojo porque eso significa que hay alimentos con proteínas no saludables). Es una simple descripción pero hay todo un mundo de sabiduría en la combinación de nutrientes.

 

Para continuar con todos los aspectos de una vida súper saludable, es necesario copiar lo más que se pueda a aquellos que han demostrado ser los más sanos del mundo: los habitantes de Okinawa, Japón. Son los más longevos, con la mejor calidad de vida (no lo digo yo, lo dicen los estudios) y, si sumamos otros estudios de alta confianza que evalúan los factores que provocan la longevidad, llegan a la misma conclusión: comer menos. Sí, bajar la carga calórica es meramente primordial. Comemos de más, todo el tiempo. Si nos da hambre nos ponemos como locos porque no nos vayamos a desmayar y porque necesitamos la proteína y porque necesitamos el azúcar que porque se me bajó la presión (no hay relación alguna entre el azúcar y la hipotensión… tal vez algún mecanismo por ahí pero nada directamente proporcional). El alimento es veneno o es medicamento, es la gasolina que ingerimos para echarnos a andar. Si al carro le echamos gasolina de más pues se desborda… y, ¿en nosotros? Pues tenemos las maravillosas fibras elásticas en la piel que se estiran toooooodo lo que tú quieras para guardar el exceso de comida convertida en grasa. Y luego que por qué nos da esofagitis, reflujo, gastritis, colitis y constipación ¿Quieres saber por qué? ¿Todavía lo preguntas?

 

El tubo digestivo tiene funciones importantisisisisímas. ¿Sabes lo difícil que es agarrar de una pizza los pocos nutrientes que tiene para empezar a crear células nuevas perfectamente funcionales?Y, ¿Todavía le echamos más cantidad de lo que le cabe al pobre estomaguito? Tenemos al tubo digestivo trabajando a mil por hora:

Boca: a todo le echamos picante, sal, salsas, 3 cucharadas de azúcar a la limonada y síguele. Te comes una manzana y no te sabe a nada. Te comes una sopa de lentejas y necesitas echarle sal. Te pregunto que si te gustan las frutas y verduras y dices que apenas con ese chilito en polvo tan popular. Ya te imaginas a las papilas gustativas inflamadísimas. Por supuesto que no te va a gustar nada a lo pelón. Necesitas desinflamar esas papilas para que empiecen a captar la maravilla de sabores de la naturaleza (suena imposible pero es totalmente cierto).

10653741_688695951206083_88619268067279367_nEsófago y estómago: le empezamos a echar alimentos al estómago que son de bien difícil digestión y en exceso. Los jugos gástricos se producen al por mayor y se empiezan a regresar al esófago (oye, fue mucha comida, ya no hay espacio para hacer los menjurjes de romper moléculas y poderlas mandar al intestino). Para acabarla de amolar, como vivimos bien acelerados, pues comemos bien rápido y apenas masticamos. Si no masticamos pues no hay saliva y déjame decirte que esa saliva que tu mamá te decía que es mágica pues sí lo es. Hay más de 2000 proteínas y péptidos en la saliva y conocemos bien poquitos. Tiene ciertas enzimas que inician digestión de los carbohidratos (eso le haría un súper paro al estómago que tiene que continuar con la digestión y al intestino que termina con digestión de carbohidratos). Pero no, decidimos darle trabajo extra a todo el tubo digestivo y comer bien rápido y no masticar como Dios manda haciendo la producción de saliva mínima e insuficiente (y nos empezamos a inflamar y a sentir acidez en el pecho – esófago).

Intestinos: este tubo grande tiene una de las más importantes funciones (terminar digestión y absorber nutrientes) que sus células se tienen que regenerar DIARIAMENTE. Sí, todos los días. Eso ocurre principalmente cuando descansamos (dormimos). Imagínate cenarte una súper hamburguesa, el tubo digestivo a mil por hora, te duermes y en la mañana directito a los tacos mañaneros. Pusiste a trabajar impresionantemente al cuerpo con la burger, no terminó la reparación de tejidos durante la noche y cuando apenas quería empezar a hacer su reparación le metes unos buenos tacos: células dañadas, inflamadas y reclamando: COLITIS (síndrome de colon irritable – cabe mencionar que hay muchísimas causas para esta patología pero este es un mecanismo cuando la etiología es alimentaria). Y, lo de constipación te la dejo fácil: ¿comes cosas que hagan popó?


Cuando nos ponemos a estudiar la mejoría de las patologías en las guerras, en los mineros de Chile (¿te acuerdas de aquel evento en el 2010?) o las cirugías de bypass, hay una cosa en común: todos comen menos y todo mejora. Patologías como la diabetes, la presión arterial, colesterol alto, sobrepeso y obesidad… todo mejora: y todo es por comer poquito. Quítale carga al tubo digestivo, dale chance de que se repare, dale oportunidad de que haga el trabajo que le hiciste firmar en el contrato cuando recibiste ese cuerpecito.

 

¿Qué más? La salud emocional. No importa lo que comas o lo que no comas, lo que descanses o lo que no descanses, el ejercicio que hagas o lo que no hagas. Si tu estabilidad emocional está en juego, poco puede suceder en la reparación de tejidos. Si hay algo que arreglar en este tema, busca ayuda, todos la necesitamos en algún o algunos momentos de la vida.

 

Y casi casi y no digo lo del ejercicio. Lo repetiré hasta el cansancio: el cuerpo humano está diseñado para hacer ejercicio, de no hacerlo estarás automáticamente en un mal estado de salud. Punto y se acabo. Diario y sin vacaciones. ¿Cuál es el mejor ejercicio? El que mejor sabes hacer y más disfrutes. ¿Cuánto debes de hacer? La literatura es variada pero regálale a tu cuerpo mínimo unos 30 minutos por día. ¿Te duelen los pies? Tienes muy buenos brazos.

 

Conclusión: come de una manera biocompatible, come menos, haz ejercicio y vive feliz: tienes todo para lograrlo. Nos vemos a tus 100 años vivito y coleando.

longevity-blog-post-pic

 

Referencias:

García-Chacón, Rafael. Alimentación Biocompatible. 2004.

Ruhl, Stefan. The scientific exploration of saliva in the post-proteomic era: from database back to basic function. Expert Rev Proteomics. Feb 2012; 9(1):85-96.

Willcox BJ1, Willcox DC, Todoriki H, Fujiyoshi A, Yano K, He Q, Curb JD, Suzuki M. Caloric restriction, the traditional Okinawan diet, and healthy aging: the diet of the world’s longest-lived people and its potential impact on morbidity and life span. Ann N Y Acad Sci. 2007 Oct;1114:434-55.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

6 Comentarios

  1. |

    Muy interesante tu artículo y honestamente tu consejo y asesoría nutricional es lo que mejor ha servido en mi cuerpo para bajar, eliminar estreñimiento, colitis, glucosa y sobre todo a elevar una autoestima por la felicidad que me produce verme bien y sentirme bien….

  2. |

    Me gustó bastante tu artículo, muy orientador para todo el que se tome el tiempo de leerlo. La verdadera salud requiere que aprendamos a comer, lo que hagamos sin esto solo tendrá un efecto transitorio, si mejora es que el organismo lo resolvió por si solo, si no lo hace es que no hemos tomado en cuenta las bases de la salud, la más importante es la alimentación.

  3. […] Te lo repito, somos alimentación, ejercicio, descanso y salud mental. En cuestión de la comida, yo no inventé las reglas, te lo prometo. Esto es lo que se ha más que demostrado. La base es el agua y por lo menos un 60 a 80% de la alimentación total del día deben de ser frutas, vegetales, raíces y germinados. El resto del tiempo pueden ser oleaginosas (almendras, nueces, linaza, pepitas), leguminosas, cereales integrales, aceites saludables en crudo y tal vez algunos peces de agua fría, huevo… si quieres saber más puedes leer este artículo. […]

  4. |

    ¡Muchas felicidades por este gran artículo! Me parece que, además de acertada y precisa, toda la información es muy motivadora. Gracias por compartir tus conocimientos y experiencias a través de cada entrada y artículo en este blog.

Leave a Reply