Come más y pierde más kilitos

January 29, 2012
Por dramarcelasandoval

A veces pensamos que estar a dieta significa morirnos de hambre y le sacamos la vuelta. Está muy difícil aventarte una temporada de “hambruna” con tanto estrés en el trabajo, la escuela y los compromisos familiares (como los tamales de La Candelaria o el Baby Shower de la vecina). Y bueno, nunca llega ese famoso lunes que le tienes prometido a todos, a ti mism@ y hasta a las 12 uvas de la fiesta de año nuevo.

Esto se trata de aprender a comer, no de morirte de hambre y de tener el craving por cosas que ni normalmente comes… que hasta ni te gustan (en algunos casos). Cuando aprendes a comer saludablemente te das cuenta que a veces tu cuerpo necesita más comida (en cantidad) de la que estás acostumbrad@ a comer y hasta te sorprendes porque te sientes mejor y bajas de peso. “¡Imposible! ¿Cómo puedo comer más que antes y estar bajando?” Cantidad no significa calidad. Antes cenabas, por cuidarte, una ensalada del Chilli’s “Quesadilla Explosion Salad” con más de 1000 kcal (tal vez hasta 1,400 que por supuesto tú no sabías) pero pues trae algo de verdura, queso, tortilla… total, tus carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales se pueden ver ahí. ¿Tu cuerpo ocupará esas proporciones? ¿Qué opinas?

Te aseguro que si te cenas unas tostadas deshidratas con un rico omelette de queso, verduras, frijolitos y aparte un vaso de leche y una fruta de postre no llegarás ni a las 600 kcal, será una cena abundante, con buenas proporciones de nutrientes y, lo más importante, no le faltarás el pe a tu sistema disgestivo. Acuérdate que luego el problema es de la digestión… poder metabolizar la grasa extra que comemos a veces pone en apuros a todas las enzimas que tenemos. OJO: Si tratas de hacer esa cena, asegúrate de tener las raciones correctas para llegar a la cantidad de kcalorías que tu cuerpo necesita.

Te puse un ejemplo de restaurante en donde, la gran mayoría de las veces, hay ingredientes escondidos y aún así pensamos que comemos algo sano y de pocas calorías (por eso de la dieta). Sin embargo, no solo sucede en restaurantes. En la casa cuando cocinamos, podemos agregar “kilocalorías escondidas” en las salsas de los alimentos, las raciones (sin pesarlas), los aderezos, la cantidad de aceite para cocinar o la mantequilla para guisar los frijoles y las verduras (para darles el sabor).

Esto se trata de conocer, aprender y poner en práctica. Cada tiempo de comida es una nueva oportunidad para ser más saludable. Verás que no se trata de matarte de hambre, se trata de disfrutar la salud con calidad. La información está de tu lado, ¡aprovéchala!

 

HEALTHY IS THE NEW YOU.

 

 

Un comentario

  1. |

    […] HOME Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. Categorías Uncategorized […]

Leave a Reply