Cerrando el círculo: BIENESTAR OCUPACIONAL Y ESPIRITUAL

January 6, 2012
Por dramarcelasandoval

“El trabajo no se acaba, el que se acaba es uno”. Sabias palabras del señor de las ensaladas del centro, donde yo solía comer frecuentemente cuando trabajaba para gobierno. Hasta la fecha las llevo en la mente porque están llenas de verdad, o por lo menos yo sí lo veo así. Lo que más hay en este mundo es trabajo (acceso al mismo es otro tema, pero trabajo hay mucho)… la salud sí tiene un límite. Hay quien trabaja 8, 12 o 18 horas por día… (si eres médico residente, mucho más). Me parece perfecto si disfrutas esas “n” horas de trabajo que haces por día, pero, por salud, será importante tomar ciertas acciones que te permitan sentirte bien:

– Crear un balance entre el trabajo y el placer.

-Practicar la seguridad todos los días: Think safe. Act safe. Be safe.

– Organizar tu lugar de trabajo (a limpiar oficinas en este inicio de año).

– Encontrar maneras de hacer tu vocación más retadora y con mayor significado.

 

 

¿Yoga en la oficina? ¿Por qué no?

Para tu salud espiritual, será necesario encontrar un significado y propósito a través de la fe, los valores, la ética y/o las creencias morales:

– Profundiza tu compromiso actual espiritual/religioso (sin caer en el fanatismo) o busca una nueva tradición.

– Aprende/practica la meditación, el yoga o el tai chi.

– Tómate un tiempo de silencio para reflexionar cada día.

– Perdona libremente.

 

Y así cerramos con las siete dimensiones de la Rueda del Bienestar. ¿Qué has elegido? Toma acción hoy, no lo dejes para mañana. Cada tiempo de comida es una nueva oportunidad para ingerir alimentos sanos; todos tenemos 15 minutos al día para poder caminar (por lo menos camino a la escuela o al trabajo); podemos cambiar la perspectiva sobre lo que pensamos de nosotros mismos hacia algo meramente positivo (¿no has visto toda tu suerte? Lo tienes todo); nuestro cerebro siempre está abierto para aprender nuevas cosas; todo lo que hacemos impacta a nuestro ambiente y somos muy capaces de tomar acciones sencillas con grandes resultados; no creo que el trabajo dé más placer que tu pareja o tu familia; reflexionar y agradecer cada día nos toman 10 minutos. La decisión está en uno mismo en el momento que queramos cambiar. Es difícil saber cuándo es el mejor momento para bajar de peso, hacer ejercicio o realizar acciones positivas sobre nuestro cuerpo. Muchas veces el mejor momento se convierte en el diagnóstico de diabetes o hipertensión… estás a tiempo, HAZ CAMBIOS, EL AÑO YA EMPEZÓ.

Leave a Reply