BRAINFOOD

October 24, 2011
Por dramarcelasandoval

Definitivamente somos lo que comemos o bien, como les digo a mis alumnos, somos máquinas químicas perfectas y estos químicos pueden ser alterados por cualquier cosa. De estudiante, cuando me tocó rotar por el servicio de psiquiatría, lo que más me sorprendía era como un paciente podía cambiar su estado de ánimo de un momento a otro con una simple pastillita (por supuesto medicamentos psiquiátricos con receta médica): los depresivos y los maníacos se estabilizaban en un dos por tres. Cabe mencionar que hay que pasar por un “ajuste” de dosis hasta encontrar aquella que te estabilice.

Si esas “pastillitas” son químicos, entonces son las variables que alteran nuestra química cerebral afectando nuestro estado de ánimo y ciertas funciones cerebrales. Bajo este contexto, es importante recalcar que si no eres un paciente con alguna enfermedad psiquiátrica, no hay motivo alguno por el que tomes este tipo de medicamentos, mejor consume alimentos NEUROSALUDABLES. Los alimentos también son químicos pero con un mejor sabor y con nutrientes para el resto de nuestro cuerpo.

¿Cuáles y por qué?

Nuestro sistema nervioso ocupa de muchísimos nutrientes para actuar de manera adecuada. Sin embargo, hoy nos enfocaremos en los neurotransmisores. La comunicación entre las células de nuestro cerebro, también llamadas neuronas, ocurre gracias a ciertos químicos, neurotransmisores, que actúan como mediadores para pasar el “mensaje” de neurona a neurona. Por eso, nuestros neurotransmisores tienen que estar bien formados. Sabiendo que estos se componen de aminoácidos, será importante ingerir alimentos ricos en aminoácidos que puedan construir efectivamente estos transmisores.

Ejemplo:

– La serotonina se compone del aminoácido triptófano y nos ayuda a mejorar la capacidad de concentración, la atención y la memoria, además de mejorar el estado de ánimo, la sensación de bienestar y la capacidad de relajarse. El triptófano lo encontramos en los quesos, la soya, los cacahuates, las nueces, lentejas, huevos, carne, avena, trigo y arroz.

– La acetilcolina se compone de serina y metionina. Nos ayudan a almacenar y recuperar información a nivel cerebral. Estos aminoácidos los encontramos en cereales, verdura, frutos secos, hígado y carne.

No se trata de comer esto sin ton ni son, recuerda que cada persona tiene su requerimiento específico según su edad, peso, talla y otros factores que evaluamos en la consulta médica.

¿Y los alimentos poco neurosaludables?

Embutidos, quesos grasosos, alcohol, café en exceso y todas las bebidas azucaradas, principalmente.

¿Quieres mejorar tus funciones cerebrales? Deja el azúcar, las papitas fritas y los aderezos grasos, cambia por alimentos saludables. Somos lo que comemos, la decisión está en ti, no en tus papilas gustativas.

¿Quieres saber más? Consulta a tu médico.

HEALTHY IS THE NEW IN.

 

Leave a Reply